Hace nos días se ha producido un hecho que nos ha llenado de dolor, sabemos que es ley de vida, pero se nos hace difícil aceptar estas perdidas, el paso inexorable del tiempo nos obliga a despedir a Angela Magiora. Angela ha sido mucho más que una compañera para todas aquellas que tuvimos el honor y el placer de trabajar a su lado, ha dejado huella con sus silencios y con su generosidad.

Era la primera en llegar y coger el relevo, empezar a trabajar enseguida, y si hacia falta era también la última en irse. Nos has enseñado mucho, has dejado huella en todos los que te rodearon, pero sobre todo nos has enseñado a luchar por nuestra profesión y a sentirnos orgullosos de ella.

Trataste siempre fenomenal a todas las mujeres que precisaban de tu buen hacer profesional, tanto en los paritorios como en el Centro de Salud de Mazarrón, eras la Matrona de Mazarrón, eras la madre de todas las madres, la hermana de todas, te desvivías por ellas, les transmitías hermosos sentimientos, rozando incluso la amistad.

Tu casa siempre estaba abierta y tratabas con generosidad a quien te pedía ayuda, Angela vete con la idea bien clara de que ahora todas tus compañeras te deseamos lo mejor en esta etapa que vas a empezar, porque la vida no termina aquí, tamos seguros de que  seguirás luchando y  logrando todo lo que te propongas; Angela siempre estarás junto a nosotras:

“…..venga nenicas a descansar a casa y a dormir de firme que….”

Emilia Redondo, tu compañera, tu amiga….